photo-1428263197823-ce6a8620d1e1

Seven Thinkers y el Alzheimer

 

Cómo agencia de servicios digitales un día, pensamos que estaría muy bien usar nuestros recursos y nuestro talento para diseñar experiencias también para aquellos que más las necesitan.

Por eso, creamos un pequeño departamento que trabajara de forma paralela en proyectos sociales y solidarios con el único fin de diseñar servicios que hagan la vida de los demás un poquito más fácil. Nuestro proyecto de 2015 está enfocado en el campo de la demencia y el deterioro cognitivo. El reto es el siguiente:

¿Cómo podemos diseñar valor para personas con Alzheimer y la gente que cuida de ellos?

¿Por qué?

Motivados por el número de personas que sufren demencia hoy en día y el crecimiento exponencial estimado de este número para los próximos años, decidimos emplear nuestro tiempo y nuestros recursos en la investigación y la creación de una solución o una herramienta que pudiera ayudar tanto a los enfermos de Alzheimer como a las personas que cuidan de ellos. El objetivo es tratar humildemente de que a aquellas personas que inevitablemente van perdiendo poco a poco la cabeza, les resulte un poco más difícil olvidar quiénes son, quiénes fueron y lo importante que es sonreír.
La enfermedad de Alzheimer no solo afecta al enfermo, sino que cambia la vida de toda la familia. Dependiendo del grado de avance de la enfermedad, una persona puede ser consciente de sus actos y recordar hechos pasados sin ningún problema y a veces sufrir desorientación. En casos más extremos, el enfermo pierde la memoria en intervalos de tiempo sin ser consciente de sus hechos anteriores.
Crear una herramienta capaz de generar buenos momentos en enfermos con Alzheimer y demencia, para mejorar su calidad de vida y la de su entorno más cercano sería nuestro principal reto.
Para resolverlo, llevamos a cabo un proceso de Investigación y Design Research para obtener información de primera mano de personas que estaban atravesando esta situación.
Aprendimos muchas cosas valiosas pero, sin duda, la más importante es que existe una relación directa entre el estado de ánimo del enfermo y el del cuidador.
Encontramos saturación en el discurso respecto a esta reflexión y por eso, pensamos que si en crear una herramienta que generase buenos momentos en el enfermo, suponiendo que su mejora de ánimo revertirá directamente en la motivación del cuidador haciendo más ligero su trabajo. Pacientes más felices dilatan la aparición de ciertos síntomas, por lo que trabajar con el foco en su estado de ánimo y en este bucle nos ofrece una vía muy interesante para resolver el problema.
En esa línea y teniendo en cuenta otras conclusiones importantes de la investigación, hemos comenzado a proyectar una app multiplataforma que genera estados emocionales positivos en el enfermo de alzheimer.
El primer prototipo que nos permitirá validar las hipótesis más importantes estará publicado en el segundo trimestre de este año. Comunicaremos su lanzamiento en todos nuestro canales, así que permanece atento porque nos gustaría mucho que nos ayudáseis a probarlo.