pensar_mas

Hay que pensar más

pensar_mas

En el tiempo que llevo estudiando e investigando sobre Design Thinking y sus herramientas me he dado cuenta de muchas cosas. Una de las que destacaría y quizá de las más importantes es cómo nos enseña esta metodología a sacar el lado más creativo de las personas. Me llama poderosamente la atención como, cuando se lo propone y se fomentan las habilidades adecuadas de la forma adecuada, una persona que creía que no podía aportar nada es capaz de dejar con la boca abierta a más de un experto. Por eso, la filosofía que trato de inculcar desde mi estudio es la de instar a la gente a PENSAR MÁS. Tenemos que pensar más. Como ya dije alguna vez, hoy en día disponemos de tecnologías que hace pocos años creíamos imposibles, y lo mejor es que ese desarrollo y ese abanico de tecnología avanza más rápido de lo que podemos controlar. Creo firmemente que sumando a esa tecnología talento, creatividad y ganas podemos crear grandes cosas entre todos. El mayor recurso necesario son las personas, y que esas personas estén conectadas, lo que viviendo en la era de la comunicación me parece más que fácil. También necesitamos que esas personas se lo crean, crean de verdad que pueden aportar grandes cosas y busquen la manera de sacarlas a la luz.

El problema es que no nos educaron para eso, sino para todo lo contrario. Nos educaron diciéndonos qué tenemos que pensar y sobre qué tenemos que pensar, nos educaron para no salirnos de la pauta, seguir un patrón y no hacer demasiadas preguntas. Ahí está el error, hay que hacer muchas preguntas, hay que preguntarse a diario qué puede mejorar, en nuestra vida, en nuestro entorno, en la sociedad. Desde muy chiquititos nos colgaron etiquetas, etiquetas que dicen para qué eres válido y para qué no, qué puedes hacer y qué no. Seguro que a todos se nos da mejor una cosa que otra, pero seguro también que todos tenemos algo que aportar. Pensemos, hablemos, hagamos y compartamos. Tal y como están las cosas, sabemos que más nos vale tratar de hacer cosas por nosotros mismos, apoyarnos y colaborar, que esperar a que otros lo hagan por nosotros. Obviamente, no podremos con todo, pero si empezamos a pensar como niños, olvidamos los prejuicios, los complejos, la vergüenza por decir lo que pensamos y desaprendemos, seguro podremos hacer que todo nos vaya un poquito mejor.

Imagen: The Idea Man | Illustrator: Juan F. Leguizamon

Deja un comentario